El Samsung Galaxy Note 5 es uno de los smartphones más poderosos del 2015, al menos en especificaciones sobre papel. El Note 5 con 4GB de RAM y un procesador de cuatro núcleos obviamente hace pedazos al iPhone 6 pues solo tiene 1GB de RAM y dos núcleos ¿Verdad?

Entonces, si ponemos a los dos súper teléfonos en un uno a uno, con una prueba de velocidad que emule el uso en una situación real (estar cambiando de una aplicación a otra), el Note 5 tendría que hacer pedazos al iPhone 6 ¿Verdad?

La realidad es mucho más triste para Samsung, el canal DroidModderX se hizo la misma pregunta y subió el siguiente video, los resultados son bastante asombrosos, chequen el video:

La integración entre hardware y software del iPhone le basta para dejar en el suelo al poderosísimo Note 5, cosa que se me hace curiosa es que los fanáticos de Android se vanaglorian mucho de tener verdadera multitarea, algo que a Samsung parece no salirle nada bien.